actividades



    histórico

      Buscar
    
 
 

Calendario de actividades

 
 

Instituto Nacional de Física y Química (Instituto Rockefeller)

El Instituto Nacional del Física y Química (INFQ) se creó para albergar los estudios homónimos a partir del Laboratorio de Investigaciones Físicas (LIF), fundado por la JAE en 1910 dentro del Instituto Nacional de Ciencias Físico-Naturales, dirigido por Blas Cabrera, que también dirigió el INQF auxiliado por Enrique Moles y Miguel Catalán como jefes de sección. Una década después la expansión de los trabajos del LIF y sus resultados requerían una ampliación, y gracias a su reconocimiento internacional, José Castillejo, secretario de la Junta, negoció en 1923 con la Fundación Rockefeller la financiación de un edificio en los Altos del Hipódromo, donde la JAE estaba erigiendo su campus, detrás del Palacio de la Industria y Bellas Artes y de la Residencia de Estudiantes.


El llamado Instituto Rockefeller se construyó entre 1926 y 1932. El proyecto se encargó a Manuel Sánchez Arcas y Luis Lacasa y es un ejemplo de arquitectura moderna y funcional, que facilita las labores de investigación. Sus formas neopalladianas, propias de los campus universitarios estadounidenses, con un detalle de monumentalidad proporcionado por el orden clásico de su fachada, imitación del llamado estilo colonial norteamericano, fueron un reconocimiento a su patrocinador, pues Rockefeller prohibía que figurase su nombre en sus donaciones.


Los científicos del LIF y del INFQ fueron pensionados por la JAE, se formaron en los mejores centros de investigación extranjeros, y firmaron las grandes aportaciones históricas españolas a ambas disciplinas. En el caso de Cabrera, al magnetismo y las medidas de susceptibilidades atómicas de tierras raras; en el de Moles a la determinación de los pesos atómicos por métodos físico-químicos; en los de Julio Palacios o Manuel Martínez-Risco a la termología y la óptica. La mayor de esas aportaciones fue la de Miguel Catalán, descubridor de los multipletes.


Tras la Guerra Civil la mayoría de los investigadores del INFQ se exiliaron o sufrieron represalias en España. El centro se integró en el CSIC, dentro de cuya estructura sigue estando hoy con la misma dedicación a la Química y la Física.